Noticias

ECLIPSE DE SIETE LUNAS: muralismo femenino en México

Un reconocimiento historiográfico de la participación de las mujeres en el muralismo mexicano, un libro que hace justicia a artistas mexicanas y extranjeras fue presentado en la Feria Nacional del Libro por su autora la Doctora Dina Comisarenco Mirkin, académica de la Ibero CDMX.
 
ECLIPSE DE SIETE LUNAS: muralismo femenino en México es un libro que busca ser un detonante, una motivación a investigar las trayectorias de las artistas en México. “Toca el caso del muralismo mexicano, desde su primera etapa en la década de los 20’s, la propuesta es un arte popular monumental, nacionalista y revolucionario. Con una temática social histórica que contribuye a la concientización política del pueblo”, describió la autora.
 
La doctora Oweena Fogarty, Coordinadora de la Maestría en Diseño Fotográfico de la Ibero León, opinó que la obra está apoyada en “teorías feministas y de género que destacan que lo personal es político”.
 
Consideró que la motivación de la autora, fue la profunda indignación por la invisibilidad pública de las mujeres muralistas. En un medio donde existía un continuo asombro del público frente a los tres gigantes: Rivera, Orozco y Siquerios, no se le daba el mismo apoyo al trabajo de las artistas. 
 
El trabajo de investigación y la publicación de Dina Comisarenco invita a “reflexionar sobre una reapropiación y reconfiguración de la macro negativa del arte mexicano en el siglo XX, yo creo que es uno de los aportes al conocimiento más importantes de este libro, además de desenmascarar las sombras presentes sobre este complejo movimiento muralista que hasta el presente y por motivos ideológicos y de género ha eclipsado la luz de las lunas muralistas”, consideró la Doctora Fogarty.
 
La obra comparte, entre otras, la historia de Aurora Reyes, la primer mujer muralista en México; y autora también del poema “Siete lunas” en el que se inspiró la Doctora Dina para el título del libro.


 
Arturo Joel Padilla, Director del Forum Cultural Guanajuato reflexionó sobre el entorno difícil en el que tuvieron que desenvolverse y esforzarse para destacar, “En este contexto hasta cierto modo monopólico de los grandes artistas- Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros-, se desarrolló también la oportunidad para otros artistas que llevaron sus obras a espacios más públicos,  más cotidianos, el arte ya no era solamente de los museos y galerías, sino también de otros lugares como las pulquerías …las mujeres plasmaban su obra en mercados, los espacios que dejaban los grandes monstruos del muralismo”.
 
“… Creo que hay todavía mucho por investigar, publicar, reconocer a las artistas mexicanas y extranjeras, a las que no se les ha dado el lugar que merecen en la historia del arte mexicano”.
 
Finalmente, la autora hizo hincapié en que “el libro no solo es un reconocimiento historiográfico sino también una invitación a reflexionar cómo está escrita la historia”.
 
Estoy convencida, dijo, que recuperar la trayectoria de las mujeres muralistas nos ofrece ejemplos inspiradores que desde la memoria nos ayudan a reconstruir la autoestima de las mujeres no exclusivamente de manera personal sino social.
 
El libro abarca entre 1920 y 1980, y se propone ser el principio de un trabajo más amplio dirigido a rescatar la obra de muralistas que está a punto de perecer; y busca también impulsar con fuerza el trabajo de nuevas muralistas que trabajan en la actualidad, finalizó.
 


 

Autor

Comunicación Institucional

Fecha

15 mayo 2018

Universidad Iberoamericana León