Noticias

Dietas inteligentes

“Yo tengo colegas en España que hasta que yo les digo que fui a una universidad jesuita, me dicen, ya lo entiendo todo”. Javier Arizmendi.

Con llamado urgente a optar por la agricultura sostenible, dietas inteligentes, además de exigir a nuestras autoridades sanitarias regulación efectiva y transparente en la producción de alimentos, el Mtro. Javier Arizmendi Ruiz, egresado de esta casa de estudios, presentó una ponencia magistral.
 
La conferencia se enmarcó en  la celebración del Décimo Aniversario del Colegio de Nutriólogos A.C. del cual nuestra universidad fue sede el 17 y 18 de mayo 2019.
 
Arizmendi Ruíz, es Ingeniero agropecuario por la Universidad Iberoamericana León, y Máster en Marketing y Dirección de Empresas Agroalimentarias por la Universidad Politécnica de Valencia. Es Director de operaciones de la empresa española ZERYA*;  miembro del Comité de RSC de la Asociación Europea de Fabricantes de Zumos y Néctares; y Coordinador agronómico del proyecto Cero Residuos de la Unión Europea.
 
Su ponencia se tituló “De la producción sostenible a las dietas inteligentes. Agricultura y consumo responsables”.
 
Abordó primero la relevancia del desarrollo sostenible: “aquel que permite abastecer y prestar servicios a la generación actual, sin generar un impacto demasiado dañino en las generaciones venideras”.
 
El especialista respondió a la pregunta ¿Porqué es necesario optar por dietas inteligentes? “Porque más allá del cuidado personal y la salud, es la forma sostenible de abordar la alimentación,  de entender cómo a través de las cosas que comemos le damos en la torre a nuestro planeta”.
 
Y explicó: México es uno de los países donde más ha caído la disponibilidad de agua dulce por persona y está entre los que tienen peor gestión de su recurso. En 1950 había 18 mil metros cúbicos de agua dulce disponibles por habitante al año, y en 2015  pasamos a 3 mil 690 metros cúbicos. En 2017, se reportaron 9 millones de mexicanos sin acceso al agua potable.
 
El tema del agua es crucial, para producir medio kilo de maíz se necesitan 450 litros de agua, 200 litros para producir un solo huevo, para 300 gramos de carne de res ocupamos 15 mil 500 litros del vital líquido “y si hablamos de la comida chatarra, el uso se multiplica hasta por tres … nos estamos pegando tiros en los pies, hacemos un desperdicio atroz de los recursos”, lamentó el conferencista.
 
Comemos veneno
 
En cuanto a la producción sostenible de alimentos, abordó el tema del uso de pesticidas, tema en el que es especialista, la empresa española ZERYA de la que es director de operaciones, desarrolló un protocolo de adscripción voluntaria para conseguir productos hortofrutícolas libres de residuos de pesticidas.
 
Advirtió que el uso de pesticidas en México sigue siendo casi igual que a finales de los años 90’s, es decir que, nuestro país presenta uno de los cuadros regulatorios más rezagados según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
 
El 42% de los alimentos rechazados por EEUU por residuos de pesticidas, son de origen Mexicano (tomate, aguacate, lechugas etc.). 
 
En México, aún circulan 186 sustancias prohibidas en Europa por ser PBT, Persistente, Bioacumulativo (se quedan en alguno de nuestros tejidos, en la grasa, en órganos como el hígado, cerebro, tiroides, páncreas, etc.), y Tóxico; en suma son nocivas para la capa de ozono, extremadamente tóxicas para la fauna silvestre o con graves efectos para la salud humana (cancerígenas, mutagénicas).
 
Otra agricultura es posible, es financieramente viable y éticamente imprescindible, aseguró Arizmendi, un ejemplo es el proyecto que encabeza desde hace 10 años, en el que han logrado convencer a productores de los beneficios de optar por procesos que eliminen los residuos de pesticidas.
 
Desperdicio
 
El principal desafío en la sostenibilidad para la industria agroalimentaria, es el desperdicio; el 30% de los alimentos producidos en el mundo son desperdiciados. 
 
“Con toda la comida que se produce en la Tierra no debería haber una sola persona pasando hambre,  es ilógico, es obsceno y es irracional que haya gente que pasa hambre”, señaló Javier Arizmendi.
 
En México se desperdician 10 mil toneladas de alimentos, que al año representa un costo aproximado a 100 mil millones de pesos. “La mayoría del desperdicio está en casa, simplemente si aprendemos a comprar podemos reducirlo un 30%, medida que además de apoyar a la sostenibilidad, se traduce en ahorro a nuestros bolsillos”, precisó.
 
Participación de profesionistas, la conciencia ciudadana
 
Ante todo este escenario, consideró que la participación ciudadana es la vía para buscar una salida. Se pronunció porque los profesionistas llámese nutriólogos, agrónomos etc., exijan posiciones de decisión en el sistema regulatorio.
 
Como consumidores, hacer uso del poder de elección, comprar sólo aquellas marcas que usan procesos sostenibles. “La buena dieta comienza en el súper mercado, ya no sólo por nuestra salud, sino también por la sostenibilidad”, sentenció.
 
 
 
 
 
 
*Zerya® es un marca de calidad privada y de cumplimiento voluntario, creada por especialistas del sector, para que cualquier productor hortofrutícola pueda desarrollar un sistema de gestión técnica que le permita producir alimentos sin residuos (*) de pesticidas en el producto final. 
En nuestra sociedad actual, la preocupación por la seguridad en los alimentos que consumimos, nos hace preguntarnos qué sistema de producción se está aplicando y cómo se asegura que el producto final está libre de residuos (*). Esta preocupación es el motor que nos ha llevado a desarrollar, a través de proyectos de investigación, la normativa básica de Zerya®, que marca unas pautas de actuación mediante la utilización racional de determinados productos autorizados en los momentos claves y con una supervisión de nuestro equipo técnico, para así garantizar el cumplimiento del objetivo de la producción sin residuos.
 
 ** Javier Arizmendi Ruiz participará en la Juice Conference, organizada por The International Fruit and Vegetable Juice Association (IFU) del 27 al 30 de mayo 2019 , en la Riviera Maya.
 
 
 

Universidad Iberoamericana León